Club Marcapáginas: Todo fluye, de Vasili Grossman

todo-fluyeStalin ya no está entre los vivos. En 1954, después de tres décadas preso en campos penitenciarios, Iván Grigórievich regresa a Moscú para comprobar que la vida allí ha seguido sin él. Desde el desangelado reencuentro, cargado de contención y culpa, con su primo Nikolái, un científico que siempre se ha mantenido fiel al Partido, o el paseo por el lugar donde vivía la mujer a la que amaba, Iván toma la conciencia de la magnitud de la tragedia: la libertad no sólo ha sido asesinada en la política, sino también en la agricultura, en la filosofía y, sobre todo, en el alma de los rusos. A través de la voz del protagonista, Vasili Grossman se adentra en uno de los periodos más oscuros y trágicos del siglo XX, una época que empieza en Lenin, sigue con Stalin y termina en ese destino que nace de los huesos de una generación perdida. Una novela excepcional que, además de retratar las miserias de la condición humana, es un grito contra el sinsentido de los totalitarismos y la afirmación de que la libertad es el bien más preciado del hombre.

Vasili Grossman (Berdichev, 1905-Moscú, 1964) cubrió con sus crónicas la batalla de Stalingrado y fue el primero en dar noticia al mundo de la existencia de los campos de exterminio nazis. En la década de los treinta, publicó varias recopilaciones de relatos y una novela larga, Stepán Kolchuguin. En 1952 y tras innumerables versiones sucesivas destinadas a satisfacer las exigencias de los censores, aparece en prensa Por una causa justa, que Grossman considera la primera parte de una serie de dos novelas: la segunda es Vida y destino, que termina en 1960. Grossman sabe que esta última es la obra de su vida, pero el régimen soviético de Jrushov prohibirá su publicación y ello le valdrá a su autor la condena al ostracismo. Su retrato de la sociedad de la URSS con el trasfondo de la guerra había puesto en evidencia el desmoronamiento moral e ideológico del comunismo. Abatido, pero no vencido, Grossman sigue escribiendo y poco antes de morir concluye la redacción definitiva de Todo fluye, su testamento literario y un monumento a la grandeza y la miseria de la condición humana.

Club 12enPunto: Todo fluye, de Vasili Grossman.

todo-fluyeStalin ya no está entre los vivos. En 1954, después de tres décadas preso en campos penitenciarios, Iván Grigórievich regresa a Moscú para comprobar que la vida allí ha seguido sin él. Desde el desangelado reencuentro, cargado de contención y culpa, con su primo Nikolái, un científico que siempre se ha mantenido fiel al Partido, o el paseo por el lugar donde vivía la mujer a la que amaba, Iván toma la conciencia de la magnitud de la tragedia: la libertad no sólo ha sido asesinada en la política, sino también en la agricultura, en la filosofía y, sobre todo, en el alma de los rusos. A través de la voz del protagonista, Vasili Grossman se adentra en uno de los periodos más oscuros y trágicos del siglo XX, una época que empieza en Lenin, sigue con Stalin y termina en ese destino que nace de los huesos de una generación perdida. Una novela excepcional que, además de retratar las miserias de la condición humana, es un grito contra el sinsentido de los totalitarismos y la afirmación de que la libertad es el bien más preciado del hombre.

Vasili Grossman (Berdichev, 1905-Moscú, 1964) cubrió con sus crónicas la batalla de Stalingrado y fue el primero en dar noticia al mundo de la existencia de los campos de exterminio nazis. En la década de los treinta, publicó varias recopilaciones de relatos y una novela larga, Stepán Kolchuguin. En 1952 y tras innumerables versiones sucesivas destinadas a satisfacer las exigencias de los censores, aparece en prensa Por una causa justa, que Grossman considera la primera parte de una serie de dos novelas: la segunda es Vida y destino, que termina en 1960. Grossman sabe que esta última es la obra de su vida, pero el régimen soviético de Jrushov prohibirá su publicación y ello le valdrá a su autor la condena al ostracismo. Su retrato de la sociedad de la URSS con el trasfondo de la guerra había puesto en evidencia el desmoronamiento moral e ideológico del comunismo. Abatido, pero no vencido, Grossman sigue escribiendo y poco antes de morir concluye la redacción definitiva de Todo fluye, su testamento literario y un monumento a la grandeza y la miseria de la condición humana.

Club mesAmes: Todo fluye, de Vasili Grossman

todo-fluyeStalin ya no está entre los vivos. En 1954, después de tres décadas preso en campos penitenciarios, Iván Grigórievich regresa a Moscú para comprobar que la vida allí ha seguido sin él. Desde el desangelado reencuentro, cargado de contención y culpa, con su primo Nikolái, un científico que siempre se ha mantenido fiel al Partido, o el paseo por el lugar donde vivía la mujer a la que amaba, Iván toma la conciencia de la magnitud de la tragedia: la libertad no sólo ha sido asesinada en la política, sino también en la agricultura, en la filosofía y, sobre todo, en el alma de los rusos. A través de la voz del protagonista, Vasili Grossman se adentra en uno de los periodos más oscuros y trágicos del siglo XX, una época que empieza en Lenin, sigue con Stalin y termina en ese destino que nace de los huesos de una generación perdida. Una novela excepcional que, además de retratar las miserias de la condición humana, es un grito contra el sinsentido de los totalitarismos y la afirmación de que la libertad es el bien más preciado del hombre.

Vasili Grossman (Berdichev, 1905-Moscú, 1964) cubrió con sus crónicas la batalla de Stalingrado y fue el primero en dar noticia al mundo de la existencia de los campos de exterminio nazis. En la década de los treinta, publicó varias recopilaciones de relatos y una novela larga, Stepán Kolchuguin. En 1952 y tras innumerables versiones sucesivas destinadas a satisfacer las exigencias de los censores, aparece en prensa Por una causa justa, que Grossman considera la primera parte de una serie de dos novelas: la segunda es Vida y destino, que termina en 1960. Grossman sabe que esta última es la obra de su vida, pero el régimen soviético de Jrushov prohibirá su publicación y ello le valdrá a su autor la condena al ostracismo. Su retrato de la sociedad de la URSS con el trasfondo de la guerra había puesto en evidencia el desmoronamiento moral e ideológico del comunismo. Abatido, pero no vencido, Grossman sigue escribiendo y poco antes de morir concluye la redacción definitiva de Todo fluye, su testamento literario y un monumento a la grandeza y la miseria de la condición humana.

Club RatoporLibro: Todo fluye, de Vasili Grossman

todo-fluyeStalin ya no está entre los vivos. En 1954, después de tres décadas preso en campos penitenciarios, Iván Grigórievich regresa a Moscú para comprobar que la vida allí ha seguido sin él. Desde el desangelado reencuentro, cargado de contención y culpa, con su primo Nikolái, un científico que siempre se ha mantenido fiel al Partido, o el paseo por el lugar donde vivía la mujer a la que amaba, Iván toma la conciencia de la magnitud de la tragedia: la libertad no sólo ha sido asesinada en la política, sino también en la agricultura, en la filosofía y, sobre todo, en el alma de los rusos. A través de la voz del protagonista, Vasili Grossman se adentra en uno de los periodos más oscuros y trágicos del siglo XX, una época que empieza en Lenin, sigue con Stalin y termina en ese destino que nace de los huesos de una generación perdida. Una novela excepcional que, además de retratar las miserias de la condición humana, es un grito contra el sinsentido de los totalitarismos y la afirmación de que la libertad es el bien más preciado del hombre.

Vasili Grossman (Berdichev, 1905-Moscú, 1964) cubrió con sus crónicas la batalla de Stalingrado y fue el primero en dar noticia al mundo de la existencia de los campos de exterminio nazis. En la década de los treinta, publicó varias recopilaciones de relatos y una novela larga, Stepán Kolchuguin. En 1952 y tras innumerables versiones sucesivas destinadas a satisfacer las exigencias de los censores, aparece en prensa Por una causa justa, que Grossman considera la primera parte de una serie de dos novelas: la segunda es Vida y destino, que termina en 1960. Grossman sabe que esta última es la obra de su vida, pero el régimen soviético de Jrushov prohibirá su publicación y ello le valdrá a su autor la condena al ostracismo. Su retrato de la sociedad de la URSS con el trasfondo de la guerra había puesto en evidencia el desmoronamiento moral e ideológico del comunismo. Abatido, pero no vencido, Grossman sigue escribiendo y poco antes de morir concluye la redacción definitiva de Todo fluye, su testamento literario y un monumento a la grandeza y la miseria de la condición humana.

Los clubes de lectura recomiendan (2)

Os traemos una semana más tres lecturas recomendadas por nuestros lectores de los clubes de lectura. Si la semana pasada se juntaron tres autoras en nuestras recomendaciones, hoy son tres escritores los protagonistas de esta entrada: el americano Jeffrey Eugenides, el ruso Vasili Grossman y Albert Camus. Tres nacionalidades y tres maneras de narrar que nos ofrecen muchas páginas para disfrutar. Buena semana y a disfrutarlas.

la-trama-nupcial-9788433978585La trama nupcial, de Jeffrey Eugenides

Estamos a principios de los años ochenta del siglo pasado. Madeleine Hanna, una romántica incurable que está escribiendo su tesis sobre el amor en Jane Austen y George Eliot ella se convertirá en protagonista de una historia de amor apasionada, dolorosa e intensa. En su vida aparecerán dos hombres muy diferentes: Leonard Bankhead, solitario, carismático y brillante estudiante de ciencias y Mitchell Grammaticus, estudiante de teología atormentado por las dudas. Su relación se mantendrá, obligándoles a enfrentarse con el final de la juventud y a reflexionar sobre el sentido último de la vida y la verdadera naturaleza del amor.

Vida y destinoVida y destino, de Vasili Grossman

La cruel batalla de Stalingrado desangra a los ejércitos soviéticos y alemanes y los protagonistas de esta novela luchan ferozmente para sobrevivir al terror del régimen stalinista y al horror del exterminio de los judíos. El dolor de una madre obligada a despedirse de su hijo, el amor de una joven bajo los bombardeos o la pérdida de su humanidad de los soldados en el frente ante la atrocidad de la guerra son algunas de las emocionantes historias que entretejen esta novela coral que retrata como ninguna el alma del hombre del siglo XX. Un relato emocionante que no deja indiferente a ningún lector.

CAMUSEl primer hombre, de Albert Camus

Jacques Cormery es un emigrante que murió en el frente durante Gran Guerra. Se había casado con una menorquina analfabeta y casi muda con la que apenas dispuso del tiempo para tener dos hijos. Su hijo crece sin padre, educado en un miserable barrio periférico de Argel por una abuela autoritaria que le inflige castigos corporales ante una madre impotente, exhausta por su trabajo «en casas ajenas».  Ese niño va haciéndose lentamente, construyéndose a sí mismo, diferente de lo que cabría esperar de él por sus orígenes. El niño no es otro que el autor de esta emocionante autobiografía: Albert Camus.