Club 12enPunto: En el café de la juventud perdida, de Patrick Modiano

PN705_GParís, años 60. En el café Conde se reúnen los poetas malditos, futuros situacionistas, y estudiantes fascinados por la bohemia parisina. Y aunque la nostalgia de aquellos años perdidos parecería ser el tema central de la novela, Modiano le da un giro sorprendente. Porque En el café de la juventud perdida, es también una novela de misterio. Todos los personajes, todas las historias, confluyen en la enigmática Louki. Cuatro hombres nos cuentan sus encuentros y desencuentros con la hija de una trabajadora del Moulin-Rouge. Algunos la buscan, otras la ama, y para casi todos ellos la chica encarna el inalcanzable objeto del deseo.

Louki, como todos los que la acompañan en su vagabundeo por un París espectral, es un personaje sin raíces, que vive inventando identidades, renaciendo una y otra vez, luchando por construir un presente perpetuo. Modiano recrea alrededor de la fascinante y conmovedora figura de Louki el París de su juventud, al mismo tiempo que construye con su estilo inconfundible una hermosísima novela sobre el poder de la memoria y la búsqueda de la identidad, dos grandes ejes de la obra del escritor francés.

Patrick Modiano (Boulogne-Billancourt, 1945) está considerado uno de los mejores escritores franceses vivo. De familia judía, su infancia estuvo marcada por las ausencias de sus padres y la muerte de su único hermano. Fue alumno de Raymond Queneau, influencia decisiva en su carrera literaria. En 1968 publica su primera novela El lugar de la estrella y decide continuar su carrera como escritor a tiempo completo. Ganador del Gran Premio de Novela de la Academia Francesa (1972), del Premio Goncourt (1978) y del Premio Nobel de Literatura (2014).
Sus obras, según el jurado, se centran en “la memoria, el olvido, la identidad y la culpa”, con París como escenario de muchos de sus libros. Varias de sus novelas han sido llevadas al cine y ha participado en la escritura del guion de algunas películas como Lacombe Lucien, de Louis Malle.

Anuncios

Club RatoporLibro: En el café de la juventud perdida, de Patrick Modiano

PN705_GParís, años 60. En el café Conde se reúnen los poetas malditos, futuros situacionistas, y estudiantes fascinados por la bohemia parisina. Y aunque la nostalgia de aquellos años perdidos parecería ser el tema central de la novela, Modiano le da un giro sorprendente. Porque En el café de la juventud perdida, es también una novela de misterio. Todos los personajes, todas las historias, confluyen en la enigmática Louki. Cuatro hombres nos cuentan sus encuentros y desencuentros con la hija de una trabajadora del Moulin-Rouge. Algunos la buscan, otras la ama, y para casi todos ellos la chica encarna el inalcanzable objeto del deseo.

Louki, como todos los que la acompañan en su vagabundeo por un París espectral, es un personaje sin raíces, que vive inventando identidades, renaciendo una y otra vez, luchando por construir un presente perpetuo. Modiano recrea alrededor de la fascinante y conmovedora figura de Louki el París de su juventud, al mismo tiempo que construye con su estilo inconfundible una hermosísima novela sobre el poder de la memoria y la búsqueda de la identidad, dos grandes ejes de la obra del escritor francés.

Patrick Modiano (Boulogne-Billancourt, 1945) está considerado uno de los mejores escritores franceses vivo. De familia judía, su infancia estuvo marcada por las ausencias de sus padres y la muerte de su único hermano. Fue alumno de Raymond Queneau, influencia decisiva en su carrera literaria. En 1968 publica su primera novela El lugar de la estrella y decide continuar su carrera como escritor a tiempo completo. Ganador del Gran Premio de Novela de la Academia Francesa (1972), del Premio Goncourt (1978) y del Premio Nobel de Literatura (2014).
Sus obras, según el jurado, se centran en “la memoria, el olvido, la identidad y la culpa”, con París como escenario de muchos de sus libros. Varias de sus novelas han sido llevadas al cine y ha participado en la escritura del guion de algunas películas como Lacombe Lucien, de Louis Malle.

Club Pucelee: En el café de la juventud perdida, de Patrick Modiano

PN705_GParís, años 60. En el café Conde se reúnen los poetas malditos, futuros situacionistas, y estudiantes fascinados por la bohemia parisina. Y aunque la nostalgia de aquellos años perdidos parecería ser el tema central de la novela, Modiano le da un giro sorprendente. Porque En el café de la juventud perdida, es también una novela de misterio. Todos los personajes, todas las historias, confluyen en la enigmática Louki. Cuatro hombres nos cuentan sus encuentros y desencuentros con la hija de una trabajadora del Moulin-Rouge. Algunos la buscan, otras la ama, y para casi todos ellos la chica encarna el inalcanzable objeto del deseo.

Louki, como todos los que la acompañan en su vagabundeo por un París espectral, es un personaje sin raíces, que vive inventando identidades, renaciendo una y otra vez, luchando por construir un presente perpetuo. Modiano recrea alrededor de la fascinante y conmovedora figura de Louki el París de su juventud, al mismo tiempo que construye con su estilo inconfundible una hermosísima novela sobre el poder de la memoria y la búsqueda de la identidad, dos grandes ejes de la obra del escritor francés.

Patrick Modiano (Boulogne-Billancourt, 1945) está considerado uno de los mejores escritores franceses vivo. De familia judía, su infancia estuvo marcada por las ausencias de sus padres y la muerte de su único hermano. Fue alumno de Raymond Queneau, influencia decisiva en su carrera literaria. En 1968 publica su primera novela El lugar de la estrella y decide continuar su carrera como escritor a tiempo completo. Ganador del Gran Premio de Novela de la Academia Francesa (1972), del Premio Goncourt (1978) y del Premio Nobel de Literatura (2014).
Sus obras, según el jurado, se centran en “la memoria, el olvido, la identidad y la culpa”, con París como escenario de muchos de sus libros. Varias de sus novelas han sido llevadas al cine y ha participado en la escritura del guion de algunas películas como Lacombe Lucien, de Louis Malle.

Los clubes de lectura recomiendan (11)

Hoy os proponemos un viaje que va desde lo más oscuro de la historia española y europea hasta una historia que quiere ser un canto a la vida y al optimismo por encima de todo. Para dejarnos un buen sabor de boca.

calle-de-las-tiendas-oscurasGuy Roland es un hombre sin pasado y sin memoria. Ha trabajado durante ocho años en la agencia de detectives del barón Constantin von Hutte, que acaba de jubilarse, y emprende ahora, en esta novela de misterio, un apasionante viaje al pasado tras la pista de su propia identidad perdida. Paso a paso Guy Roland va a reconstruir su historia incierta, cuyas piezas se dispersan por Bora Bora, Nueva York, Vichy o Roma, y cuyos testigos habitan un París que muestra las heridas de su historia reciente. Una novela, ganadora en su momento del prestigioso premio Goncourt, y que habla sobre todo de la fragilidad de la memoria.

la-elegancia-del-erizo-9788432251184En el número 7 de la Rue Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Paloma, una solitaria niña de doce años, y Renée, la inteligente portera, esconden un secreto. La llegada de un hombre misterioso propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas. Juntas, descubrirán la belleza de las pequeñas cosas, invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor. Una novela optimista que nos revela como sobrevivir gracias a la amistad, el amor y el arte. Mientras pasamos las páginas con una sonrisa, las voces de Renée y Paloma tejen, con un lenguaje melodioso, un cautivador himno a la vida.

franquistaEl libro recoge las ponencias presentadas en las primeras Jornadas Nacionales de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, celebradas en la Universidad de Valladolid en primavera del año 2003, sobre La memoria de los olvidados. La transición democrática pasó de puntillas sobre las fosas de los asesinados por los fascistas en la Guerra Civil y durante la primera etapa de la dictadura franquista. Salvo casos aislados, los hijos de los desaparecidos en montes, barrancos, tapias y cunetas de toda España tampoco pudieron enterrar a sus padres una vez recuperada la democracia. Han sido sus nietos, a pesar del miedo que persistía después de más de 60 años, quienes se han encargado de remover la tierra para recuperar los restos y la dignidad de decenas de miles de víctimas de aquellos paseos sangrientos y de tantos juicios sumarísimos.