Club Marcapáginas: El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela – o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir – le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos sus deseos

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor; son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Margaret Atwood (Otawa, 1939-) es una de las escritoras canadienses de mayor renombre internacional. Autora prolífica, ha cultiva diversos géneros literarios y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Obtuvo el Premio Booker con su novela El asesino ciego. Ha recibido entre otros el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y de  BirdLife International, en defensa de las aves. Atwood empezó a escribir a los 16 años. En 1957 inició sus estudios universitarios en la Victoria University de Toronto y en 1961 como licenciada en filología inglesa.Se la describe como una escritora feminista, ya que el tema del género está presente en algunas de sus obras de forma destacada.

Otras obras:

  • Ojo de gato
  • Alias Grace
  • Oryx y Crake
Anuncios

Club 12enPunto: El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela – o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir – le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos sus deseos

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor; son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Margaret Atwood (Otawa, 1939-) es una de las escritoras canadienses de mayor renombre internacional. Autora prolífica, ha cultiva diversos géneros literarios y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Obtuvo el Premio Booker con su novela El asesino ciego. Ha recibido entre otros el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y de  BirdLife International, en defensa de las aves. Atwood empezó a escribir a los 16 años. En 1957 inició sus estudios universitarios en la Victoria University de Toronto y en 1961 como licenciada en filología inglesa.Se la describe como una escritora feminista, ya que el tema del género está presente en algunas de sus obras de forma destacada.

Otras obras:

  • Ojo de gato
  • Alias Grace
  • Oryx y Crake

Club Leer y vivir: El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela – o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir – le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos sus deseos

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor; son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Margaret Atwood (Otawa, 1939-) es una de las escritoras canadienses de mayor renombre internacional. Autora prolífica, ha cultiva diversos géneros literarios y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Obtuvo el Premio Booker con su novela El asesino ciego. Ha recibido entre otros el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y de  BirdLife International, en defensa de las aves. Atwood empezó a escribir a los 16 años. En 1957 inició sus estudios universitarios en la Victoria University de Toronto y en 1961 como licenciada en filología inglesa.Se la describe como una escritora feminista, ya que el tema del género está presente en algunas de sus obras de forma destacada.

Otras obras:

  • Ojo de gato
  • Alias Grace
  • Oryx y Crake

Club Pucelee: El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela – o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir – le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos sus deseos

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor; son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Margaret Atwood (Otawa, 1939-) es una de las escritoras canadienses de mayor renombre internacional. Autora prolífica, ha cultiva diversos géneros literarios y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Obtuvo el Premio Booker con su novela El asesino ciego. Ha recibido entre otros el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y de  BirdLife International, en defensa de las aves. Atwood empezó a escribir a los 16 años. En 1957 inició sus estudios universitarios en la Victoria University de Toronto y en 1961 como licenciada en filología inglesa.Se la describe como una escritora feminista, ya que el tema del género está presente en algunas de sus obras de forma destacada.

Otras obras:

  • Ojo de gato
  • Alias Grace
  • Oryx y Crake

Club Ratoporlibro: El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela – o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir – le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos sus deseos

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor; son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Margaret Atwood (Otawa, 1939-) es una de las escritoras canadienses de mayor renombre internacional. Autora prolífica, ha cultiva diversos géneros literarios y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Obtuvo el Premio Booker con su novela El asesino ciego. Ha recibido entre otros el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y de  BirdLife International, en defensa de las aves. Atwood empezó a escribir a los 16 años. En 1957 inició sus estudios universitarios en la Victoria University de Toronto y en 1961 como licenciada en filología inglesa.Se la describe como una escritora feminista, ya que el tema del género está presente en algunas de sus obras de forma destacada.

Otras obras:

  • Ojo de gato
  • Alias Grace
  • Oryx y Crake