Club Pucelee: El camino de los ingleses, de Antonio Soler

Un poeta que no escribió ningún verso, una mujer que hizo un anuncio de polvos de talco y pensó que era Lana Turner, una chica que anhelaba ser bailarina profesional y recibía clases gratuitas de samba en un local nocturno o un muchacho que justificaba el abandono de su padre imaginando que se lo había llevado una noche de tormenta y que la lluvia lo devolvería, como a las ranas, en un lugar aleatorio, son algunos de los personajes de El camino de los ingleses. Unos personajes que viven en el periodo entre la adolescencia y la edad adulta, en la que los sueños empiezan a desquebrajarse y la vida plácida y despreocupada empieza a teñirse con las oscuras nubes del incierto futuro. En esta etapa de cambio permanente, el grupo es el último fortín donde el piso es todavía firme y donde las reglas son todavía ajenas al exterior.

El universo de primeros amores, sexo, obsesiones, conflictos, desconcierto y amistad, es el entorno en el que se desarrollan las vidas de los personajes que configuran la historia de este grupo cuyos miembros viven al margen del éxito, se debaten entre la inocencia y la madurez e intentan eludir la desorientación y la desazón ensoñando un quimérico porvenir.

Antonio Soler (Málaga, 1956) ha sido Premio Primavera 1999 con  la novela El nombre que ahora digo; Premio Herralde  1996 y Premio Nacional de la Crítica  1997 con Las bailarinas muertas. Recibió también el Premio de Andalucía 1993 con Modelo de pasión. Es autor, asimismo, del libro de relatos Extranjeros en la noche y de las novelas Los héroes de la fronteraEl espíritu melancólico. Ha realizado, también, numerosos trabajos como colaborador de presenta y guionista de televisión. Su novela, El camino de los ingleses, fue llevado al cine por Antonio Banderas con guión del propio Soler

Anuncios

Club Río de Libros: Nada, de Carmen Laforet

Novela en forma autobiográfica cuya acción transcurre en los primeros años de posguerra. La protagonista, Andrea, abandona su pueblo a los dieciocho años y va a estudiar a Barcelona, donde se aloja en casa de sus parientes. Al principio la familia, a la que apenas conoce, despierta en ella una fuerte curiosidad y hasta simpatía, pero pronto descubre que se trata de un grupo de desequilibrados a los que las experiencias de la guerra y la difícil situación en la que les ha tocado vivir.

Carmen Laforet  nació en Barcelona en 1921. Con dos años de edad se trasladó con su familia a las islas Canarias. A los dieciocho años, una vez finalizados los estudios de bachiller, decidió regresar a Barcelona para estudiar las carreras de Filosofía y Letras y Derecho que no acabó. En 1944 con su primer libro, Nada, obtuvo el Premio Nadal en su primera convocatoria. Ganó también el Premio Fastenrath de la Real Academia Española en 1948. La publicación de Nada supuso uno de los hitos fundamentales de la reciente historia de la literatura española.

Club RatoporLibro: El lugar del aire, de Dinaw Mengestu

La vida se parece mucho a una función de teatro a la que llegamos tarde; de ahí que nos pasemos parte del tiempo preguntándonos qué pasó antes de que nosotros entráramos en la sala. Lo que fue antes de que naciéramos es parte de lo que somos, así que Jonas deja su trabajo y su esposa en Nueva York para recorrer en coche el camino que lleva de Illinois a Tennessee.

Este fue el trayecto que sus padres, los dos inmigrantes y unidos por un matrimonio concertado, intentaron recorrer hace treinta años, pensado que ese viaje sería su luna de miel y que allí, viendo nuevos paisajes, comiendo en restaurantes donde nunca habían comido, escuchando otra música, encontrarían las palabras que necesitaban para quererse.

Conduciendo despacio, entreteniéndose en lugares donde Yosef y Mariam ensayaron un amor imposible, Jonas imagina un nuevo lenguaje para que su vida a dos sea más fácil, para la culpa no hiera tanto y la rutina deje paso al placer.

Sobria, llena de palabras dichas a media voz para que calen hondo, El lugar del aire es una novela donde recogerse en los momentos difíciles y encontrar la manera de dibujar sentimientos que vienen de lejos

Dinaw Mengestu (Addis Abeba, 1978) dejó Etiopía con dos años, con su madre y su hermana, para reunirse con el padre que vivía en Estados Unidos. Tras licenciarse en la Universidad de Georgetown y cursar estudios en la Universidad de Columbia, inició su carrera literaria, y la revista The New Yorker lo destacó como uno de los jóvenes talentos de la literatura actual. Su primera novela The Beautiful Things That Heaven Bears, fue aclamada por la crítica internacional, que en aquel entonces saludó a Mengestu como a un nuevo Fitzgerald. Asiduo colaborador de The New Yorker, Rolling Stone, Harper’s Granta, el autor vive en París con su familia

 

Club Pucelee: Factotum, de Charles Bukowski

En esta novela autobiográfica de sus años de juventud, el autor nos describe la vida de su álter ego Henry Chinaski -saltando de un empleo a otro, todos sórdidos, duros, sin sentido, emborrachándose a muerte, con la obsesión del sexo, intentado materializar su vida de escritor- y nos ofrece una visión brutalmente divertida y melancólicamente horrorizada de la ética del trabajo, de cómo doblega el “alma” de los hombres.

Se ha dicho que Bukowski -con su prosa lacónica, escueta y contundente como un uppercut- es el novelista atroz de la gran selva urbana, de los desheredados, las prostitutas, los borrachos, los deshechos humanos del  Sueño Americano a nivel del arroyo, y se le ha comparado con Henry Miller, Céline y Hemingway

Charles Bokowski (Andernach -Alemania-, 1920-Los Ángles -EEUU-,1994) fue el último escritor “maldito” de la literatura norteamericana. Durante la década de los 60, Bukowski trabajó como cartero y comenzó a publicar sus escritos en revistas como The Outsider y a colaborar para medios independientes como Open City o Los Ángeles Free Press. En 1969 decidió dedicarse en exclusiva a la escritura gracias a la confianza mostrada por su editor John Martin. Ha sido traducido a más de una docena de idiomas, incluidos español, francés, alemán y portugués. Es visto como icono de la decadencia estadounidense y de la representación nihilista característica después de la Segunda Guerra Mundial. Su falta de ambición y compromiso con él mismo y con el resto del mundo, convierten a este escritor en una de las influencias de bastantes autores contemporáneos. Además de novelas, fue autor de gran cantidad de relatos, ensayos, diarios, cartas y poemas.

Otras obras:

  • Cartero
  • Mujeres
  • Pulp

Club cómic: Diario de una desaparición, de Hideo Azuma

El manga Diario de una desaparición, fue publicado originariamente en Japón en 2005 por East Pres. Galardonado ese mismo año con el Gran Premio de la Japan Media Arts Festival; al año siguiente recibió el prestigioso premio Tezuka Osamu Cultural Award. Se trata de un cómic autobiográfico que recoge las dos desapariciones del autor para convertirse en un vagabundo, dejando atrás a su familia; y su posterior lucha para afrontar el alcoholismo.

Hideo Azuma (Urahoro, Hokkaido, Japón, 1950). La afición a dibujar surgió en él en plena adolescencia, pero es en 1969 cuando alcanza la fama en el mundo del manga. Las temáticas de sus obras son casi siempre el género cómico: Los dos y las 5; El ángel temerario; la ciencia ficción: Metafísica metílica, Diario absurdo (primer premio en la categoría de cómic en el X Concurso de Ciencia-Ficción de Japón en 1979); e historias eróticas,  conocidas como lolicon: Rayo de Sol, La máquina que vino del mar. Fuera de su país es más conocido por sus obras autobiográficas. Otras obras suyas muy conocidas son: Nanako, SOS, y Polon del Olimpo que se convirtieron en series animadas siendo ésta última emitida en nuestro país; y Diario de una desaparición.