Club Pucelee: Memorias de un solterón, de Emilia Pardo Bazán

Memorias de un solterón pertenece a una nueva etapa en la carrera literaria de Emilia Pardo Bazán. En 1869, fecha de publicación de la novela, la escrita es una mujer totalmente independiente, dedicada en cuerpo y alma a la literatura. Está decidida a afrontar las experiencias que le depare el destino, guiada exclusivamente por su propio, criterio y conciencia. La autora idea un plan novelístico similar al que Balzac, Zola o Galdós, han llevado a la práctica. En su caso, las novelas se centran en la descripción y análisis de las relaciones entre hombre y mujer, y en la institución legal que las regula: el matrimonio. A través de los personajes femeninos de Memorias de un solterón. doña Emilia da entrada a sus ideas sobre la situación de la mujer en su época, ya desenhebradas en multitud de ensayos publicados, analizando especialmente la problemática de las jóvenes que pertenecen a la llamada clase media.

Emilia Pardo Bazán (La Coruña, 1851-Madrid, 1921), fue una noble y aristócrata novelista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, catedrática y conferenciante, introductora del naturalismo en España. Fue una precursora en sus ideas acerca de los derechos de las mujeres y del feminismo. Su cuidada educación y sus viajes por Europa le facilitaron el desarrollo de su interés por la cuestión femenina. En 1882 participó en un congreso pedagógico de la Institución Libre de Enseñanza celebrado en Madrid, criticando abiertamente en su intervención la educación que las españolas recibían considerándola una «doma» a través de la cual se les transmitían los valores de pasividad, obediencia y sumisión a sus maridos. También reclamó para las mujeres el derecho a acceder a todos los niveles educativos, a ejercer cualquier profesión, a su felicidad y a su dignidad. En 1883 publica La Tribuna, considerada la primera novela social y la primera novela naturalista español. incorpora por primera vez en la novela española al proletariado  y describe los métodos industriales, formas de trabajo, duros horarios y el ambiente obrero en años de intensa movilización social, a la vez que realiza también un profundo análisis del mundo femenino y de la doble jornada de las obreras siendo madres y trabajadora. En 1885 publicó La dama joven en la que habla de crisis matrimoniales. El método naturalista culminó en Los pazos de Ulloa (1886-1887), su novela más famosa, y la obra que la consagró como una de las grandes escritoras de la literatura española. Tras la separación amistosa de su marido, publica ensayos interveniendo en el periodismo político y luchando incansablemente por la emancipación social e intelectual de la mujer. Coincidiendo con la muerte en 1890 de su padre, su obra evolucionó hacia un mayor simbolismo y espiritualismo, patente en Una cristiana. También en ese año,aprovechó la herencia paterna para crear una revista de pensamiento social y político totalmente escrita y financiada por ella: Nuevo Teatro Crítico. La rica obra de Emilia Pardo Bazán incluye también los libros de viajes, como Por Francia y por Alemania

 

Anuncios

Club mesAmes: La uruguaya, de Pedro Mairal

Lucas Pereyra. un escritor recién entrado en la cuarentena, viaja de Buenos Aires a Montevideo para recoger un dinero que le han mandado desde el extranjero y que no puede recibir en su país debido a las restricciones cambiarias. Casado y con un hijo, no atraviesa su mejor momento, pero la perspectiva de pasar un día en otro país en compañía de una joven amiga es más que suficiente para animarle un poco. Una vez en Uruguay, las cosas no terminan de salir tal como las había planeado, así que a Lucas no le quedará más remedio que afrontar la realidad.

Narrada con una brillante voz en primera persona, La uruguaya es una divertida novela sobre la crisis conyugal que nos habla también de cómo, en algún punto en nuestras vidas, debemos enfrentarnos a las promesas que nos hacemos y que no cumplimos, a las diferencias entre aquello que somos y aquello que nos gustaría ser.

Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970)  Comenzó a estudiar Medicina, pero al poco tiempo abandonó. En 1991 comienza a estudiar Letras en la Universidad del Salvador. En 1994 obtiene una mención en el premio Fortabat de poesía, y publica sus primeros poemas en el suplemento literario del diario La Prensa. Más tarde, en 1997, coordina el taller literario en la facultad y da clases como profesor adjunto de Literatura Inglesa.

Su novela Una noche con Sabrina Love recibió el Premio Clarín en 1998. En 2007 fue nombrado uno de los 39 mejores escritores latinoamericanos por el Hay Festival de Bogotá. Trabaja como guionista y escribe para distintos medios de comunicación​.

Otras obras:

  •  El año del desierto
  • Salvatierra
  • Hoy temprano
  • Tigre como los pájaros
  • Consumidor final
  • Por nosotros
  • El gran surubí
  • El equilibrio
  • Perfil
  • Maniobras de evasión

Club Leer y Vivir: Cementerio de pianos, de José Luis Peixoto

Una Lisboa sin tiempo donde viven, sueñan, aman , trabajan y mueren los personajes de esta historia. En el corazón de un taller de carpintería se encuentra el cementerio de pianos, lugar donde los instrumentos, a semejanza de los seres que los rodean, han dejado de funcionar y se encuentran suspendidos entre la vida y la muerte. Lugar de exilio voluntario, donde se reflexiona y se hace el amor, lugar de lecturas clandestinas, espacio recóndito de adulterios, patio de juegos infantiles donde se encadenan las generaciones.

Padre e hijo actúan como narradores e intercalan sus vivencias desde épocas y prismas diferentes. Desenmascaran la historia de la familia, en un lenguaje de sombras y luces, de silencios y risas, de miedos y esperanzas, de culpabilidad y perdón, Relatan historias de amor, urgentes y los errores redimidos acaban siendo anulados por el poder de la ternura y el afecto. Hablan de muerte, no para indicar un fin, sino la renovación de una generación a otra.

José Luis Peixoto (Galveias, Ponte de Sor,1974) Licenciado en Lenguas Modernas (inglés y alemán) por la Universidade Nova de Lisboa. en 2001, su novela Nadie nos mira recibió el Premio Literario José Saramago. Figura en docenas de antologías de prosa y poesía, traducidas a otras tantas lenguas. Colabora en diversas publicaciones nacionales y extranjeras. Es autor de obras teatrales representadas en algunos de los escenarios más prestigiosos de Europa. Sus novelas son han publicado varios países europeos.

Club 12enPunto: El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela – o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir – le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos sus deseos

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor; son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Margaret Atwood (Otawa, 1939-) es una de las escritoras canadienses de mayor renombre internacional. Autora prolífica, ha cultiva diversos géneros literarios y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Obtuvo el Premio Booker con su novela El asesino ciego. Ha recibido entre otros el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y de  BirdLife International, en defensa de las aves. Atwood empezó a escribir a los 16 años. En 1957 inició sus estudios universitarios en la Victoria University de Toronto y en 1961 como licenciada en filología inglesa.Se la describe como una escritora feminista, ya que el tema del género está presente en algunas de sus obras de forma destacada.

Otras obras:

  • Ojo de gato
  • Alias Grace
  • Oryx y Crake

Club de cómic: El grito enterrado de los muertos, de Adolfo Usero

El grito enterrado de los muertos está basado en un guión cinematográfico de 2008 de Carlos Pérez Merinero. Casi todo transcurre en un río misterioso, en un convento, en las excavaciones y en el bar del pueblo. Dos arqueólogas se proponen recuperar los muertos de una fosa común, cuando los zombis empiezan a salir del río…

Adolfo Usero  (Madrid, 1941). Adscrito habitualmente al Grupo de La Floresta junto a Esteban Maroto y Carlos Jiménez, al que conoció en un hogar del Auxilio Social. Durante los años sesenta, trabajó en varias agencias, diseminando su obra por publicaciones alemanas y francesas, sobre todo, y  algunas americanas de Warren. Realizó principalmente historietas bélicas y del oeste. También trabajó ayudando a Carlos Giménez en Delta 99 y desarrolló una leve trayectoria satírica en historietas reivindicativas para revistas del sello Amaika. En los años setenta, publicó en la revista Papus viñetas de humor y publicó para Bruguera, Roldán sin miedo, con guión de Víctor Mora. En los ochenta, fue uno de los pilares de la revista Rambla, a la cual destinó su mejor obra: la serie Maese Espada. Posteriormente colaboró en películas de animación y en trabajos para publicidad.