Club Leer y vivir: El atentado, de Yasmina Khadra

Tel Aviv, hora punta. Un ataque suicida provoca una masacre en un restaurante atestado de personas. El doctor Amín Jaafari, israelí de origen palestino, atiende en el hospital a los supervivientes cuando recibe la noticia de que, entre los muertos, se encuentra su mujer, y que todo apunta a que se trata de la causante del atentado. En busca de una explicación a lo sucedido y convertido de repente en traidor para muchos con quienes compartía el mundo aparentemente a salvo en el que vivía, el protagonista tratará de penetrar en el complejo entramado del terrorismo islámico.

Mohammed Moulessehoul “Yasmina Khadra” (Kenadsa, Árgel, 1955). Bajo el pseudónimo de Yasmina Khadra se esconde el escritor argelino nacido en Kednasa en 1955 Mohammed Moulessehoul. Las obras de Khadra están escritas en francés. Cursó sus estudios en la Escuela Nacional de los Cadetes de la Revolución, compaginando su formación como militar, y su posterior inclusión en el ejército, con la literatura. Tras seis novelas escritas con su nombre real, decide en 1989 publicar con el pseudónimo de Yasmina Khadra, fundamentalmente para poner fin a la autocensura que se había impuesto debido a la delicada situación política de su país y a su posición dentro del ejército.   La rabia, dureza y crueldad con la que este ex militar del ejército ha relatado el integrismo que vive Argelia, sumida en el infierno, no han pasado desapercibidas en Europa. Su prosa ilustra la cruda maquinaria de violencia y muerte  y supone un desmenuzado análisis de los tiempos que corren.

Otras obras:

  • Lo que sueñan los lobos
  • El escritor
  • Los corderos del Señor
  • La parte del muerto
  • Las golondrinas de Kabul
  • Las sirenas de Bagdad

 

Anuncios

Club Río de Libros: El afinador de pianos, de Daniel Mason

En plena época victoriana, el prestigioso y apacible afinador de pianos Edgar Drake, especializado en los delicadísimos Erard, es requerido por el ejército colonial británico en Birmania  con el fin de reparar un ejemplar que se halla en posesión del erudito comandante médico Anthony Carroll. Por medio de la música y la poesía, Carroll ha logrado apaciguar a las tribus locales, razón por la cual desde tiempo atrás, ha exigido el preciado instrumento para continuar con su estratégica misión en el corazón de la selva birmana, Así pues, tras dejar a su esposa en Londres, el afinador de pianos emprende el largo periplo por los mares del Europa, el Mar Rojo y el Océano Índico hasta llegar al interior de Birmania, descubriendo en su camino paisajes gloriosos y personajes de leyenda. Pero si la prolongada travesía ha despertado sus sentidos hasta el punto de impactar de lleno en su percepción del mundo y, sobre todo, de su persona, lo que le espera al afinador es una realidad aún más oscura y compleja de la que jamás hubiera podido imaginar. Cautivado por una civilización tan extraña, donde el ser humano vive y expresa sus sentimientos con una fuerza inusitada para él, Drake tendrá que enfrentarse a las raíces de su yo más profundo y, a la postre, aceptar lo que el destino le tiene reservado.

Impregnada de una creciente sensualidad y un misterioso lirismo, y ribeteada con fascinantes apuntes sobre la historia de la antigua Birmania o los enigmas matemáticos de la música, la narración conduce al lector a través de un mundo cincelado por los mitos, el goce de vivir y el descubrimiento de uno mismo.

Daniel Mason (EEUU,1976) es licenciado en Biología por la Universidad de Harvard. Ha sido siempre un empedernido viajero, lo que le ha llevado a pasar largas temporadas en diversos países del mundo. En particular, sus estudios sobre medicina tropical le han dado la posibilidad de conocer las diferentes comunidades indias del Norte y Centroamérica, así como del sudeste asiático. Tras obtener su licenciatura, Mason dedicó un año a investigar sobre la malaria en la frontera entre Tailandia y Myanmar. Y fue allí donde, al experimentar la enorme distancia física y emocional que lo separaba de su hogar y reflexionar sobre el efecto de tal vivencia en su vida cotidiana, concibió El afinador de pianos, que recibido los elogios más entusiastas en la crítica de su país. Su segunda novela, Un país lejano, se publicó en 2007.

Club 12enPunto: Buenos días, tristeza, Françoise Sagan

En una hermosa mansión a orillas del Mediterráneo, Cécile, una joven de diecisiete años, y su padre, viudo y cuarentón, pero alegre, frívolo y seductor como nadie, amante de las relaciones amorosas breves y sin consecuencias, viven felices, despreocupados, entregados a la vida fácil y placentera. No necesitan a nadie más, se bastan a si mismos en una ociosa y disipada independencia basada en la complicidad y el respeto mutuo. Un día, la visita de Anne, una mujer inteligente, culta y serena, viene a perturbar aquel delicioso desorden. A la sombra del pinar que rodea la casa y filtra el sol abrasador del verano, un juego cruel se prepara. ¿Cómo alejar la amenaza que se cierne sobre la extraña pero armónica relación de Cécile con su padre ? A partir del momento en que Anne, que había sido amiga de su madre, intenta adueñarse de la situación, Cécile librará con ella, con el perverso maquiavelismo de una adolescente, una lucha implacable que, a pesar suyo, erosionará su vida y la conducirá lentamente al encuentro de la tristeza.

Françoise Quoirez (Francia 1935-2004) Con 18 años publica su primera novela Buenos días, tristeza que se llevó al cine bajo la dirección de Otto Preminger. Fue un icono entre los intelectuales de los años cincuenta y sesenta. Su obra literaria incluye novelas, obras teatrales, entrevistas y otros textos en los que se refleja la vida fácil, los coches rápidos, el sol, una mezcla de cinismo, sensualidad e indolencia y una profunda soledad. Llevó su propia vida al límite, haciéndola digna de cualquiera de sus novelas. Sagan pasó los últimos años de su vida enferma y arruinada, pero nunca se arrepintió de la manera en que había elegido vivir.

Otras obras:

Un poco de sol en el agua fría

La mujer pintarrajeada

La cama deshecha

La soga

Un disgusto pasajero

Sangre de acuarela

Desde el recuerdo

Tóxica

Una tormenta inmóvil

 

 

 

Club de Literatura Africana Umoya: Canción dulce, de Leila Slimani

Myriam, madre de dos niños, decide reemprender su actividad laboral en un bufete de abogados a pesar de las reticencias de su marido. Tras un minucioso proceso de selección para encontrar una niñera, se deciden por Louise, que rápidamente conquista el corazón de los niños y se convierte en una figura imprescindible en el hogar. Pero poco a poco la trampa de la interdependencia va a convertirse en un drama. Con un estilo directo, incisivo y tenebroso en ocasiones, Leila Slimani despliega un inquietante thriller donde, a través de los personajes, se nos revelan los problemas de la sociedad actual, con su concepción del amor y de la educación, del sometimiento y del dinero, de los prejuicios de clase y culturales. “Canción dulce” ganó el Premio Goncourt 2016.

Leila Slimani (Rabat, 1981) de madre franco-argelina y de padre marroquí, creció en una familia de habla francesa.  En 1999, se va a París, donde se diploma en el Instituto de Estudios Políticos de París. En la editorial Gallimard hace un curso de creación literaria con Jean-Martin Laclavetine como tutor. Entra en la revista Jeune Afrique en 2008, donde trata los temas relacionados con el norte de África. En 2012, deja la redacción de Jeune Afrique para dedicarse a la escritura, aunque sigue trabajando por su cuenta para la revista. En 2014, publica su primera novela  Dans le jardin de l’ogre, adquirida por una productora  para su adaptación cinematográfica. El tema, la adicción sexual femenina, y la literatura, son destacados por la crítica y la obra es seleccionada como una de las cinco finalistas del Premio de Flore, de París.  En 2017 recibió el premio “Out” de oro por su condena a la penalización de la homosexualidad en Marruecos y al control del cuerpo de las mujeres.

Club RatoporLibro: El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura

En 2004, a la muerte de su mujer, Iván, aspirante a escritor y ahora responsable de un paupérrimo gabinete de La Haban, vuelve los ojos hacia un episodio de su vida, ocurrido en 1977, cuando conoció a un enigmático hombre que paseaba por la playa en compañía de dos hermosos galgos rusos. Tras varios encuentros, “el hombre que amaba a los perros” comenzó a hacerlo depositario de unas singulares confidencias en torno al asesino de Trotski, Ramón Mercader, de quien sabe detalles muy íntimos. Gracias a esas confidencias, Iván puede reconstruir las trayectorias vitales de Liev Davídovich Bronstein, también llamado Trotski, y de Ramón Mercader, también conocido como Jacques Mornard y cómo se convierten en víctima y verdugo de uno de los crímenes más reveladores del siglo XX. Y describe cómo , desde el destierro impuesto por Stalin a Trotski en 1929 y su penoso exilio, y desde la infancia de Mercader en la Barcelona burguesa, sus amores y peripecias durante la Guerra Civil, o más adelante en Moscú y París, sus vidas confluyen en México. Ambas historias completan su sentido cuando sobre ellas proyecta Iván sus avatares vitales e intelectuales en la Cuba contemporánea y su destructiva relación con el hombre que amaba a los perros

Leonardo Padura (La Habana, 1955). Es licenciado en filología por la Universidad de La Habana. Ha trabajado como guionista, periodista y crítico. Autor de ensayos, cuentos y de La novela de mi vida, en torno a la figura del poeta José Mª Heredia, es conocido sobre todo por la serie de novelas policíacas protagonizadas por el detective Mario Conde, traducidas a numerosos idiomas y ganadores de prestigiosos premios literarios. Padura ha escrito también guiones cinematográficos, tanto para documentales como para películas. Cive en su barrio natal de La Habana, Mantilla