Los clubes de lectura recomiendan (11)

Hoy os proponemos un viaje que va desde lo más oscuro de la historia española y europea hasta una historia que quiere ser un canto a la vida y al optimismo por encima de todo. Para dejarnos un buen sabor de boca.

calle-de-las-tiendas-oscurasGuy Roland es un hombre sin pasado y sin memoria. Ha trabajado durante ocho años en la agencia de detectives del barón Constantin von Hutte, que acaba de jubilarse, y emprende ahora, en esta novela de misterio, un apasionante viaje al pasado tras la pista de su propia identidad perdida. Paso a paso Guy Roland va a reconstruir su historia incierta, cuyas piezas se dispersan por Bora Bora, Nueva York, Vichy o Roma, y cuyos testigos habitan un París que muestra las heridas de su historia reciente. Una novela, ganadora en su momento del prestigioso premio Goncourt, y que habla sobre todo de la fragilidad de la memoria.

la-elegancia-del-erizo-9788432251184En el número 7 de la Rue Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Paloma, una solitaria niña de doce años, y Renée, la inteligente portera, esconden un secreto. La llegada de un hombre misterioso propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas. Juntas, descubrirán la belleza de las pequeñas cosas, invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor. Una novela optimista que nos revela como sobrevivir gracias a la amistad, el amor y el arte. Mientras pasamos las páginas con una sonrisa, las voces de Renée y Paloma tejen, con un lenguaje melodioso, un cautivador himno a la vida.

franquistaEl libro recoge las ponencias presentadas en las primeras Jornadas Nacionales de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, celebradas en la Universidad de Valladolid en primavera del año 2003, sobre La memoria de los olvidados. La transición democrática pasó de puntillas sobre las fosas de los asesinados por los fascistas en la Guerra Civil y durante la primera etapa de la dictadura franquista. Salvo casos aislados, los hijos de los desaparecidos en montes, barrancos, tapias y cunetas de toda España tampoco pudieron enterrar a sus padres una vez recuperada la democracia. Han sido sus nietos, a pesar del miedo que persistía después de más de 60 años, quienes se han encargado de remover la tierra para recuperar los restos y la dignidad de decenas de miles de víctimas de aquellos paseos sangrientos y de tantos juicios sumarísimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s