Los clubes de lectura recomiendan (3)

Ya hemos llegado a la mitad del mes de julio y seguimos añadiendo lecturas a nuestro equipaje veraniego. En las recomendaciones de esta semana nos asomamos a una relación de amor atormentada y tiránica que tiene como protagonista conocido al pintor Diego Rivera, a las trincheras de la I Guerra Mundial y veremos el abismo del mundo a través de los ojos y las palabras de un niño malo.

querido diegoOctubre de 1921. Angelina Beloff, pintora rusa exiliada en París, envía una carta tras otra a su amado Diego Rivera, su compañero desde hace diez años, que la ha dejado abandonada y se ha marchado a México sin ella. Angelina, a quien Diego se dirige con el diminutivo de Quiela, fue la primera esposa del muralista mexicano y una excelente pintora, eclipsada por el genio de su marido. Su relación, marcada por la pobreza y por la tiranía de Rivera, fue tormentosa, y la adoración de Quiela, incondicional. Brutal, ególatra, irresistible, Rivera se nos dibuja como un monstruo que hace su voluntad en el arte y el amor.

Nos vemos allá arriba_150x230Noviembre de 1918. El teniente Pradelle ordena una absurda ofensiva en la que resultarán gravemente heridos los soldados  Maillard y Péricourt.. Maillard, de familia adinerada y con un gran talento para el dibujo, ha sufrido una horrible mutilación y se niega a reencontrarse con su padre y su hermana. Péricourt, de origen humilde, concilia el sueño abrazado a una cabeza de caballo de cartón y está dispuesto a lo indecible con tal de compensar a Édouard, a quien debe la vida.  Pradelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, está obsesionado con recuperar su estatus social. En París, los tres deberán luchar contra la miseria y el olvido.

clausLos gemelos Claus y  Lucas viven la guerra en una localidad de frontera con su abuela. En su mundo destruído y despiadado tendrán que dominar su dolor, su hambre y su cuerpo. Pero ellos llenan sus cuadernos con sus memorias, con las vidas que pasan por delante de sus ojos. Su objetivo es sobrevivir a la crueldad de los otros niños, defendiéndose con violencia y tocando la armónica por las tabernas para poder comprar más cuadernos y más lápices y así seguir escribiendo su historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s