Taller de escritura: La teoría del otro

infidelidadLas infidelidades amorosas han llenado muchas páginas de la literatura universal. El relato de hoy nos presenta un desarrollo literario de la teoría del otro, cuestionario infalible para saber con certeza si tu pareja te es infiel y en tu pareja sois más de dos. Tomad papel y boli y leed atentamente las preguntas antes de contestar.

La teoría del otro

-Está con otro, amigo, te lo digo yo.
-¿Cómo que está con otro? ¿En qué te basas para decir eso?
-Te digo que está con otro hombre, que yo de esto sé un rato. No contesta a tus llamadas y te pregunta que cómo es posible que tras cinco años juntos aún no conozcas sus horarios. Deberías preguntarle cómo es posible que ella no sepa aún a qué horas te gusta llamar.
-Eso es verdad, siempre vemos las cosas desde su punto de vista.
-Además, cuando consigues hablar con ella (porque a ella le parece el momento adecuado) te habla poco y de ti, lo cual es decir aún menos. Si una mujer te habla más de ti que de sí misma entonces es porque le habla de sí misma a otro que no habla de sí mismo.
-Eso no es así, ayer pasamos la noche juntos y… ¡vaya noche! Es verdad que noto cosas extrañas pero creo que te precipitas en tus razonamientos, nunca es bueno generalizar.
-¿Bueno moralmente o apropiado? No hablamos de lo que es bueno o malo, sino de lo que ella demuestra. Lo que ayer te dio es una propina de despedida como la que le dabas tú a los camareros cuando la llevabas a cenar por ahí para que todos la vieran. Esto es una cuestión de apariencias y caprichos. Asúmelo amigo, todas las relaciones terminan así, está con otro.
-¿Desde cuándo eres experto en mujeres? Aún recuerdo tus sonados fracasos, aunque menos ruidosos que tus discursos entre pintas para demostrar a tus amigos la hombría que aparentas. Esto es una crisis, como las hay en todas las parejas.
-¿No quedamos en que no se podía generalizar? Olvida mis discursos, esta teoría no la he inventado yo, aunque sólo sea porque no he nacido unos años antes. Te lo voy a demostrar, vas a ver tú mismo que está con otro y me vas a dar las gracias. Esta teoría siempre se cumple, ¿estás preparado?
-Me gustaría saber si has comprobado todos los casos para ver si la teoría se cumple o si tras comprobar todos los casos has sacado adelante tu teoría. En cualquier caso…adelante.
-Bien. Tú responde con sí o no, verdadero o falso, afirmativo o negativo, lo que quieras, pero de forma concisa. Simplifica los hechos, que lo complicado suelen ser nuestras interpretaciones. Allá va… ¿Crees que una mujer necesita hablar continuamente?
-Desde luego.
-¿Y necesitan cariño y contacto casi sin descanso?
-Eso parece.
-¿Una mujer necesita estabilidad?
-Eso dicen.
-¿Te parecen del todo sinceras?
-Algunas.
-¿Les gusta estar solas?
-Lo odian.
-Cuando quieren dejar una relación, ¿son claras? O, por el contrario, ¿no son ellas las que lloran más que el dejado?
-No puedo negarte eso.
-¿Vuestra relación ha cambiado? ¿Crees que te ve de otra forma?
-Es posible.
-Pero seguís juntos…
-Así es.
-Luego… cariño y contacto, dos cosas que tú ahora mismo no le das.
-No me deja.
-Y sabes que les cuesta dejar una relación hasta el punto de llorar más que la víctima.
-Tampoco son verdugos.
-Si no pueden estar sin ciertas cosas y tampoco quieren estar solas…es lógico pensar que otro le está dando lo que de ti ya no quiere y que se irá con él cuando tenga claro que la oferta es firme. ¿Aceptas eso?
-Si así fuera me lo habría dicho.
-Ya dijiste que sólo algunas son sinceras, puede que ésta no esté en ese grupo. La cuestión es, ¿Si lo que yo sugiero fuera verdad…ella te lo diría sin más?
-Supongo… que no.
-¿Qué crees que haría ella entonces?
-Hacérmelo ver para que sea yo el que lo deje o quizá…
-Quizá…
-Pedirle a mi amigo que lo haga.
-Correcto.
-Acepto que tengamos problemas pero…no puedo concluir que esté con otro.
-Recuerda la teoría.
-Según tu teoría si está con otro es con alguien que le dé seguridad, cariño, que la escuche… pero ella no conoce a ningún hombre con el que tenga una relación tan cercana.
-Si aceptas que mi teoría es válida para tu caso debes aceptar que sí que lo conoce. Y si afirmas que es alguien que la escucha y soy yo el mensajero… ¿cuál es la conclusión?
-Que está contigo. Tú eres el otro.
-Luego mi teoría es cierta. La teoría del otro se cumple.
-Supongo que sí amigo, supongo que sí.

Autor: Jordi M. Lloreda

Los clubes de lectura recomiendan (5)

Una semana más os hacemos llegar las recomendaciones que nos han hecho algunos miembros de los clubes de lectura de la biblioteca. Hoy os presentamos tres títulos que no son novedades editoriales, pero a los que merece la pena rescatar de la tiranía implacable de lo nuevo. Vicente Blasco Ibáñez nos ofrece un relato feroz de los jesuitas en la España de principios del siglo XX, nos acercamos una vez más al drama judío de la mano de Mauricio Wiesenthal y terminamos con una novela conocida y reconocida del gran Roberto Bolaño. Buena semana.

detectives salvajesArturo Belano y Ulises Lima, los detectives salvajes, salen a buscar las huellas de Cesárea Tinajero, la misteriosa escritora desaparecida en México en los años inmediatamente posteriores a la Revolución. Esa búsqueda, el viaje y sus consecuencias se prolongan durante veinte años, bifurcándose a través de múltiples personajes y continentes, en una novela en donde hay de todo: amores y muertes, asesinatos y fugas turísticas, manicomios y universidades, desapariciones y apariciones. La novela se divide en tres partes: Mexicanos perdidos en México , Los detectives salvajes y Los desiertos de Sonora .

la-arana-negra-9788484723356Esta novela de Blasco Ibáñez narra la desgraciada vidade la familia Baselga, comenzando por el Conde de Baselga en su juventud y acabando con su nieta. Ambientada en el Madrid de comienzos del XIX, la historia transcurre en un ir y venir de sucesos más o menos provocados por la mano de los jesuitas, seres perversos y ambiciosos que no dudan en recurrir a las tretas más infames para conseguir sus propósitos. Pasan ante  nuestros ojos grandes amores y odios, conspiraciones, revoluciones políticas, barricadas y exilios forzados en un prodigioso retrato de la España de ayer.

Luz de vísperas Gustav Mayer, escritor centroeuropeo galardonado con el Premio Nobel, desgrana su vida cunado ya ha alcanzado una avanzada edad y nos desgrana sus vivencias de los años previos a la Gran Guerra, el horror de las dos conflagraciones mundiales, el nazismo y el holocausto judío. Después de la guerra Mayer participa en la Resistencia y nuevos acontecimientos personales jalonan su vida. Wiesenthal logra, mediante una extensa nómina de personajes inolvidables, recrear toda una época de ilusiones, luchas, sentimientos exacerbados y hundimiento de unos ideales en decadencia.

Taller de escritura: Mensaje en una receta

libros-pastelDe todos es sabido que los niños no nacen con un libro de instrucciones debajo del brazo y que no hay receta conocida para la felicidad.
Muchas novelas han reflejado la relación de la cocina con la vida. ¿Quién no recuerda las venturas y desventuras de Tita en “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel? El relato de hoy nos lleva a la cocina y sin duda nos abrirá el apetito. ¡Que aproveche!

Mensaje en una receta

Esther está otra vez en la cocina haciendo de las suyas. ¿Con qué me sorprenderá esta vez? Estoy trasteando por la red en busca de su regalo de cumpleaños. ¿Regalarle algo para la cocina sería machista? Espero que no, a ella le encanta cocinar.

Cotilleo por páginas de cocina creativa por aquí, de decoración de cupcakes por allá y termino sin saber cómo en un blog de repostería de aire pizpireto y jovial, como le gustan a Esther. Hay bastantes recetas con fotos ilustrativas, muchos dibujos y adornos. Pincho en unas “magdalenas de pera de conferencia” y la introducción es cuanto menos curiosa. La autora del blog está hecha a un lío. Su novio la saca de quicio y hay un chico que no puede sacarse de la cabeza, un tal Óscar, se llama como yo.

Continúo leyendo las “cerezas en aguardiente”, la bloguera se queja de la mamitis de su pareja y de su forma de colgar la colada. La web está abarrotada de anécdotas de la vida privada de la autora esparcidas como prólogo a sus recetas.

En la “tarta tatín” se desahoga por una decepcionante tarde de martes enclaustrada en la cocina por la falta de coherencia de Óscar porque a veces le da pie a desearlo y otras la ignora y la trata condescendientemente. ¿Se está comportando cómo una quinceañera? ¿Óscar es sólo un capricho? La guinda del pastel de “plátanos fritos caramelizados” la coloca una discusión por sábanas y desayunos en la cama con su novio.

Sigo trasteando por la web, disfrutando de los preludios de aquellas recetas sin saber todavía qué regalarle a Esther. Me detengo en la penúltima entrada, es del martes, “Brownie de chocolate con nueces”. La autora reconoce que es infeliz, su novio no llena los huecos que la agujerean y aunque la cuesta darse un voto de confianza y pensar que sigue resultando atractiva a pesar de haber surcado los treinta, se va a obligar a quererse más a sí misma.

Última entrada, de hace escasos cincuenta minutos. La decisión está tomada, con “Mousse de chocolate al cava con fresas” se sentencia a darse una oportunidad y va a poner toda la masa en el molde haciendo una llamada al tal Óscar. La autora está histérica y yo me siento defraudado, mi curiosidad tendrá que aguardar a la siguiente receta.

Esther se lamenta desde la cocina– ¿Cómo lo hará Ana? ¡Por Dios, a ella nunca se la quema! –se escuchan golpes de cacharros y suspiros- Ahora que me acuerdo, ¿sabes que lo ha dejado con el tipo ese del coche amarillo?

–¿El del Opel Corsa? –la pantalla de mi móvil se ilumina y en letras grandes se puede leer “Ana”.

–¿Quién llama? –Esther aparece con cara derrotada y la pregunta se diluye con el aroma de bizcocho quemado recién hecho.

Autor: Anónimo

Los clubes de lecturan recomiendad (4)

A través de los recuerdos de Miguel Ruiz, republicano español exiliado en Francia, Paco Roca reconstruye la historia de La Nueve, una compañía a las órdenes del capitán Dronne integrada en la segunda división blindada del general Leclerc, y formada mayoritariamente por republicanos españoles. Una historia apasionante y olvidada sobre la contribución española en la Segunda Guerra Mundial.

los-surcos-del-azarMiguel Ruiz es un republicano español exiliado en Francia que combate en Francia en una división formada mayoritariamente por republicanos españoles: La Nueve. La mayoría de estos hombres tenía menos de 20 años cuando en 1936 cogieron las armas por primera vez para defender la República española. Ninguno sabía entonces que los supervivientes ya no las abandonarían hasta ocho años después, y que en la noche del 24 de agosto de 1944 serían los primeros en entrar en París. Sin embargo, no lograrán su máxima meta de ver España libre del franquismo.

OksanenRoland y Edgar son primos. Tras pasar por un campo de adiestramiento alemán en Finlandia, combaten contra la brutal ocupación soviética. Juudit, la joven esposa de Edgar,  ha quedado atrapada entre los dos bandos y asiste, desconcertada, al júbilo que se produce cuando los alemanes toman el control del país. Mientras Juudit duda de las verdaderas intenciones de los nazis y del futuro de su matrimonio, Roland no deja de anotar sus impresiones en un diario con la esperanza de que algún día sirva para dar a conocer la verdadera historia de Estonia.  Edgar nos recuerda nuestra infinita capacidad de adaptación en situaciones extremas.

AmericanahLagos, mediados de los 90. En el marco de una dictadura militar y en una Nigeria que ofrece poco o ningún futuro, Ifemelu y Obinze, dos adolescentes atípicos, se enamoran apasionadamente. Como gran parte de su generación, saben que antes o después tendrán que dejar el país. Obinze siempre ha soñado con vivir en Estados Unidos, pero es Ifemelu quien consigue el visado para vivir con su tía en Brooklyn y estudiar en la universidad. Mientras Obinze lucha contra la burocracia para reunirse con Ifemelu, ella se encuentra en una América donde nada es como se imaginaba, comenzando por la importancia del color de su piel. ¿Acabará convirtiéndose en una  “americanah”?

Los clubes de lectura recomiendan (3)

Ya hemos llegado a la mitad del mes de julio y seguimos añadiendo lecturas a nuestro equipaje veraniego. En las recomendaciones de esta semana nos asomamos a una relación de amor atormentada y tiránica que tiene como protagonista conocido al pintor Diego Rivera, a las trincheras de la I Guerra Mundial y veremos el abismo del mundo a través de los ojos y las palabras de un niño malo.

querido diegoOctubre de 1921. Angelina Beloff, pintora rusa exiliada en París, envía una carta tras otra a su amado Diego Rivera, su compañero desde hace diez años, que la ha dejado abandonada y se ha marchado a México sin ella. Angelina, a quien Diego se dirige con el diminutivo de Quiela, fue la primera esposa del muralista mexicano y una excelente pintora, eclipsada por el genio de su marido. Su relación, marcada por la pobreza y por la tiranía de Rivera, fue tormentosa, y la adoración de Quiela, incondicional. Brutal, ególatra, irresistible, Rivera se nos dibuja como un monstruo que hace su voluntad en el arte y el amor.

Nos vemos allá arriba_150x230Noviembre de 1918. El teniente Pradelle ordena una absurda ofensiva en la que resultarán gravemente heridos los soldados  Maillard y Péricourt.. Maillard, de familia adinerada y con un gran talento para el dibujo, ha sufrido una horrible mutilación y se niega a reencontrarse con su padre y su hermana. Péricourt, de origen humilde, concilia el sueño abrazado a una cabeza de caballo de cartón y está dispuesto a lo indecible con tal de compensar a Édouard, a quien debe la vida.  Pradelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, está obsesionado con recuperar su estatus social. En París, los tres deberán luchar contra la miseria y el olvido.

clausLos gemelos Claus y  Lucas viven la guerra en una localidad de frontera con su abuela. En su mundo destruído y despiadado tendrán que dominar su dolor, su hambre y su cuerpo. Pero ellos llenan sus cuadernos con sus memorias, con las vidas que pasan por delante de sus ojos. Su objetivo es sobrevivir a la crueldad de los otros niños, defendiéndose con violencia y tocando la armónica por las tabernas para poder comprar más cuadernos y más lápices y así seguir escribiendo su historia.