Club POESÍA: Arden las pérdidas, Antonio Gamoneda

“Hay una astilla de luz en la apariencia de la eternidad, hemos lamido, casi amándolas, membranas invisibles, no hay más que invierno en las ramas inmóviles, y todos los signos están vacíos”.

Poeta personalísimo, Antonio Gamoneda ha ido demostrando en cada libro su propósito de adentrarse en territorios que bordean los límites de la experiencia, que se sitúan en esa zona sólo inteligible desde el lenguaje poético, capaz de convertir los enigmas en realidades comprensibles

Antonio Gamoneda nació en Oviedo en 1931, pero reside en León desde 1934. Aunque por su edad tendría que ser incluido en la generación del 50, su poesía se aparta de las temas y tonos dominantes de ésta y abre caminos nuevos, que la crítica ha vinculado a nombres fundamentales de la tradición francesa como Arthur Rimbaud, Tristan Tzara, Saint-John Perse o René Char. Entre sus obras figuran Sublevación inmóvil, Blues castellano, Descripción de la mentira, Lápidas, ¿Tú? —en colaboración con Antoni Tàpies— y la antología Sólo luz, preparada por él mismo. En 1987 recogió en Edad la mayoría de sus poemas, revisados, y en ocasiones reescritos, para la ocasión. Luego vendrían Libro del frío (1992) y Libro de los venenos (1995), que obtuvieron un extraordinario eco crítico. En El cuerpo de los símbolos (1997) recogió sus textos relacionados con la tarea creadora y el arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s