Club RATOPORLIBRO: Recuerdos del porvenir, de Elena Garro

Ixtepec, un pueblo escondido en el territorio mexicano, es quien nos cuenta la amarga historia de los hermanos Moncada. Durante un sangriento episodio de la guerra “cristera” el siniestro general Francisco Rosas se enamora de una bella y misteriosa mujer llamada Julia. Su obsesión crece cuando esta le abandona. Entonces Isabel Moncada se entrega a él presa del miedo y la admiración sin intuir el drama. La búsqueda del amor imposible y las ansias de libertad propician la tragedia.

Elena Garro (México, 1916-1998) es una de las escritoras mexicanas más importantes del siglo XX. Se dio a conocer primero como dramaturga con las piezas contenidas en Un hogar sólido y otras piezas en un acto (1958); la obra que da título a esta colección fue incluida en la Antología de la literatura fantástica de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. Autora también del drama Felipe Ángeles (1979) donde disecciona la traición a los ideales de la Revolución mexicana. En su obra destacan La semana de colores, Andamos huyendo Lola, Testimonios sobre Mariana, Reencuentro de personajes, La casa junto al río, Y Matarazo no llamó, Inés, Un corazón en un bote de basura, Revolucionarios mexicanos y El accidente y otros cuentos inéditos.

Anuncios

Club POESÍA: Edades de la sonante espuma, de Antonio Piedra

La misma lamparilla

Hay rayos de luz

tan poderosos como el amor.

Ambos ciegan hasta el derrumbe,

hasta dejarnos como esfinges

sujetos a las vocales de nieve:

un pájaro ciego el desatino…

Antonio Piedra (El Soto, Salamanca, 1948). Poeta y ensayista, director de la Fundación Jorge Guillén y profesor de la Universidad de Valladolid. Como estudioso de la literatura, posee un amplio historial de publicaciones: libros, ediciones, monografías, artículos, que van desde la época clásica a los autores más recientes. Destacan los dedicados a Platón, Rubén Darío, Rosa Chacel, Francisco Pino, Miguel Delibes, José Jiménez Lozano, Justo Alejo, Dulce María Loynaz, Francisco Javier Martín Abril y, naturalmente, Jorge Guillén.

Club 12enPunto: La mujer que esperaba, de Andrei Makine

En un pequeño pueblo situado junto al mar Blanco, al norte de la Unión Soviética, Vera todavía espera, treinta años después, al hombre al que ama y que en 1945 partió al frente. El narrador de esta historia, un joven escritor, queda fascinado con esta mujer cuando, acude desde Leningrado a la remota región de Arjánguelsk con el encargo de escribir un informe sobre las costumbres y tradiciones de las gentes que allí viven, un informe que él pretende convertir en sátira antisoviética.

Andreï Makine nace en Siberia en 1957. Se doctoró en letras por la Universidad de Moscú. Fue profesor de francés, lengua que aprendió de su abuela materna. En 1986 solicitó asilo político en Francia, consiguió la nacionalidad y adoptó definitivamente la lengua francesa. No  ha vuelto nunca a su país, aunque éste está presente en gran parte de sus escritos.
Después de varios rechazos editoriales, publicó sus dos primeras novelas haciendo creer que eran traducciones del ruso.
Ha recibido el Premio Goncourt y el Premio Médicis por su obra  El testamento francés.
Makine tiene un estilo lírico y evocador, depurado hasta la sencillez,  con el que se ha ganado el reconocimiento de los lectores y de la crítica internacional. Está considerado uno de los novelistas franceses más originales.

Club MARCAPÁGINAS: El lector, de Bernhard Schlink

Michael Berg tiene quince años.Un día, regresando a casa del colegio, empieza a encontrarse mal y una mujer llamada Hanna acude en su ayuda.Unas semanas despues, el muchacho, agradecido, le lleva a su casa un ramo de flores.Este será el principio de una relación erótica en la que, antes de amarse, ella siempre le pide a Michael que le lea en voz alta fragmentos de Schiller, Goethe, Tolstói, Dickens…El ritual se repite durante varios meses, hasta que un día Hanna desaparece sin dejar rastro. Siete años después se vuelven a reencontrar …

Bernhard Schlink nace en Bielefeld (Alemania) en 1944. Ejerce de juez y da clases en la universidad. Es autor de novelas policíacas que han tenido gran éxito y ha sido galardonado con diversos premios. Su obra El lector tuvo un gran éxito de ventas en Alemania, se considera ya como un clásico moderno y ha sido traducido a 39 idiomas.
Entre sus obras nos encontramos:
El lector Amores en fuga, La justicia de Selb, El engaño de Selb,  El  fin de Selb,  El nudo gordiano,  El regreso, El fin de semana.

Club PUCELEE: Santuario, de William Faulkner

La novela gira en torno al personaje femenino Temple Drake, joven muchacha de buena familia que se escapa una noche del colegio con un hombre borracho, el coche en el que escapan chocará en las proximidades de una casa vieja desvencijada que ha sido transformada en café por una pareja de negros. Varios personajes al borde de la embriaguez más absoluta entran entonces en escena. Temple será violada por el enigmático Popeye y se cometerá un asesinato…

William Faulkner (1897-1962) nació en New Albany (Mississippi) y creció en las cercanías de Oxford. En 1915 abandonó el colegio y trabajó en el banco de su abuelo. En la I Guerra Mundial ingresó en las fuerzas aéreas de Canadá sin llegar nunca a entrar en acción. A su regreso ingresó como veterano en la Universidad, que pronto abandonó para dedicarse a escribir viviendo de trabajos ocasionales.
Después de un breve viaje por Europa comenzó a escribir sus novelas barrocas e inquietantes, ambientadas en el condado ficticio de Yoknapatawpha (inspirado en el condado de Lafayette), un espacio habitado por pasiones trágicas, desarraigados o familias decadentes que luchan en un escenario árido y desolado donde la doble moral, el conflicto existencial, las diferencias raciales y la discriminación son el hilo conductor de sus narraciones. A pesar de tal localismo, sus personajes y obsesiones, junto con la atemporalidad de los temas, hace que éstos adquieran originalidad y proyección universal.
Para crear una atmósfera determinada, sus frases complejas y enrevesadas se alargan durante más de una página y, jugando con el tiempo de la narración, ensambla relatos, experimenta con múltiples narradores e interrumpe el discurso narrativo con divagantes monólogos interiores.
Faulkner influiría en gran medida en autores posteriores en español, como Juan Rulfo, Juan Carlos Onetti, Juan Benet, Luis Martín Santos, Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa.